Chica haciendo deporte para dormir bien

CONSEJOS PARA DORMIR BIEN

En una sociedad en la que cada vez va todo más deprisa, no es de extrañar que casi la mitad de la población mundial tenga problemas para descansar.

En esta sección, descubrirás qué beneficios tiene el descanso en tu día a día, qué hacer para mejorar tu sueño, qué comer para dormir bien y hasta los aspectos más curiosos del sueño.

 

Todos Alimentación Dormir

¿Qué hacer para dormir bien?

Llega el final de la jornada, te metes en la cama agotado y, sin embargo, no consigues conciliar el sueño. ¿Tu mente y tu cuerpo no se ponen de acuerdo? No descansar o no hacerlo en las condiciones adecuadas repercute de forma negativa en tu salud física y mental. Ponle remedio con estos consejos para dormir.

La importancia del descanso de calidad

¿Has oído hablar de la higiene del sueño? Se trata de un conjunto de conductas saludables para garantizarle a tu organismo el descanso diario que necesita. Aunque te resulte extraño, a dormir también se aprende.

A través de la higiene del sueño no solo mejoras la calidad de tu descanso, sino que estableces unas pautas de comportamiento que resultan de gran utilidad. Gracias a esas rutinas saludables tu cuerpo se acostumbra a reconocer las señales que le indican que ha llegado la hora de dormir y no le pone trabas al sueño.

No subestimes los trastornos del sueño porque todos acaban pasando factura a tu estado de salud. Dormir es una necesidad básica como beber o comer, imprescindible para la recuperación física y cognitiva. Tu cuerpo y tu mente no podrán mantener un ritmo de actividad óptimo si el descanso de calidad no está garantizado al final de cada jornada.

Los mejores consejos para dormir más

Los trastornos del sueño son especialmente frecuentes dentro de la población adulta. Aproximadamente, un 35% de los adultos tiene ocasionalmente dificultades para conciliar el sueño, siendo un 15% de los casos, una dificultad para dormir persistente en el tiempo. Estas cifras a su vez se traducen en un alto porcentaje de personas con problemas de aprendizaje, memoria y concentración, pudiendo estar asociado a enfermedades cardiovasculares, digestivas, respiratorias o renales, o bien, alteraciones fisiológicas.

La lista de patologías asociadas a la falta de sueño es extensa, razón de más para ponerle remedio a esta circunstancia antes de que se cronifique. ¿Qué hacer para dormir cuando tu cuerpo se resiste a la llamada de Morfeo? Reeducarlo con unas sencillas pautas de higiene del sueño:

  • Establece un horario fijo para irte a la cama. Los seres humanos somos animales de rutinas. Si repites a diario la misma pauta acabarás poniendo en hora tu reloj interior.
  • Adelanta el horario de la cena. El estómago lleno y las digestiones pesadas no son compatibles con el descanso de calidad. Lo ideal es terminar de cenar al menos dos horas antes de meterse en la cama. También podemos añadir complementos alimenticios con melatonina y vitamina B6.
  • Crea el ambiente adecuado. El dormitorio debe ser un espacio ordenado, de colores suaves, buena ventilación, poco ruido e iluminación natural. Desde la elección de la tonalidad de las sábanas o el grosor de las almohadas, todo influye en la calidad de tu descanso.
  • Elimina las distracciones. Evita los aparatos electrónicos o con luz en el dormitorio. La sobreestimulación antes de dormir (p. ej. ver televisión en la cama), impide que tu organismo entre en modo reposo.
  • Practica deporte de forma regular. La actividad deportiva resulta muy beneficiosa para la salud en general. Sin embargo, existe cierta controversia en cuanto a las horas en las que se debe hacer ejercicio. El entrenamiento antes de irse a la cama podría suponer un impedimento para el descanso en algunas personas. Si experimentas dificultades a la hora de dormir, prueba a cambiar tu horario de actividades deportivas.
  • Nada de estimulantes a partir de las 18.00 h. La cafeína, la teína, las bebidas energéticas y los alimentos azucarados modifican la acción de los receptores de la adenosina, el neurotransmisor encargado de regular los ciclos de sueño/vigilia.

Confía en la naturaleza. Los complementos alimenticios que contienen ingredientes de origen natural como la pasiflora, que ayuda a facilitar la relajación y el descanso tranquilo, o la valeriana, que ayuda a facilitar la relajación y contribuye a disminuir el tiempo necesario para conciliar el sueño.